lunes, 9 de febrero de 2009

Cafe Istambul

Este fin de semana creo que ha sido el primero en el que ha hecho un tiempo primaveral, como me ha recordado a Valencia...Hasta me puse a estudiar un poco.

(Inevitablemente tenia que trucar un reloj que encontré por ahí. Escrito pone " A proof that I-house has it´s own physics rules". Iba a pone "Einstein was wrong" pero me parecio demasiado)
El sábado por la tarde fuimos al Café Istambul (después de esperar unas quinientas horas a alguien). Y aquí toooooodo está a 2 millas. El centro comercial a 2 millas. Los cines; a dos millas. El tapicero; a dos millas. Normal que todo el mundo vaya en coche. Se te ocurre coger la bici y vuelves en ambulancia. Es como estar en una tela de araña y Atlanta es el centro. En fin, un restaurante turco (nunca lo habria podido deducir, la verdad); sin sillas , con alfombras y mesas bajas y...
¡Cachimbas! (Narguiles, Hookas, Houkas o como quiera que se escriba) Para fumar tabaco con sabor a manzana, pera, fresa o melocotón mientras comes.
Un poco caro el restaurante y más dificil pagar todos al final , que las cachimbas las usaron todos pero bien q se escaparon de pagarlas. Dejamos una deuda de $4.02. Menos mal que nos perdonaron. (Aunque antes faltaban unos $60).


Y el domingo...¡Dodgeball! Que es como balón prisionero pero más a lo loco, como en la guerra. Perdimos...pero no me preocupa mucho porque nohe jugado en mi vida, asi que...Por lo menos he cumplido dos de los tres propósitos que tenia en mente.

1 comentario:

nacho lillo dijo...

Umm Café Istambul suena exótico, invita a expandir los sentidos. ¿Te has puesto a estudiar en simulacro primaveral? éste es mi Carlos.

Tabaco sabor a pera, melocotón, me gusta, traeme un poco de eso querido mío

Es curioso que aunque no lo nombres yo también presencié una danza del vientre, qué belleza y qué ganas de aprender a moverse así en algún otro lugar; lo mío fue en un acto de poesía contra la barbarie por lo sucedido en Gaza...

Te echamos de menos genio, querría haberme compredo un sombrero pero... no hay mucho dinero

Un abrazo de iincienso sabor a cachuli